Durante muchos años se creyó que los átomos de carbono solo podían formar dos tipos de sólidos: el diamante y el grafito. Más tarde se constató la existencia de otras posibles formas de organización molecular: los fullerenos y los nanotubos. Pero el viejo grafito escondía en su seno otro material de propiedades asombrosas: el grafeno. Este consiste en una lámina de átomos de carbono de tan solo un átomo de grosor y dispuestos según un ordenamiento hexagonal que, además de su extraordinaria flexibilidad, posee una elevadísima conductividad eléctrica (entre otras muchas virtudes). Sus sorprendentes propiedades llevaron a la Unión Europea a destinar cantidades ingentes de dinero para la investigación sobre su posible aplicación en la fabricación de chips que habrían de revolucionar la electrónica. Aun cuando esa posibilidad no está agotada y puede deparar buenos resultados, una nueva sorpresa ha surgido ahora que con el tiempo pudiera destronara al propio grafeno: el carbono no es el único elemento capaz de formar láminas de grosor atómico con propiedades prodigiosas.

Leer más